Laloux

felicidad, inocencia, futuro
Hasta que no eres padre no comprendes ciertas cosas, como ocurre con todo en la vida. Yo he sido quien más ha escupido al cielo y a quien más le ha caído todo en la boca. Tal vez la responsabilidad más grande que tiene un padre o una madre, sea tratar de dejar un mundo para sus hijas mejor que el que ha encontrado.

Sería absurdo a estas alturas tratar de resumir el famoso libro Reinventar las Organizaciones de Frederic Laloux. A pesar de que lleve publicado tan solo 4 años, son cientos o miles de artículos los que hay publicados en webs, blogs y foros desarrollando su contenido. Incluso ampliándolo.

Tampoco aportaría nada nuevo describir las emociones que como a mí, a muchos nos ha despertado. Todavía no he leído ni una sola crítica negativa, aunque doy por supuesto que hay más críticos o escépticos que simpatizantes a la visión que Laloux propone. Hoy por hoy el mundo pertenece a las empresas que se rigen por parámetros capitalistas (y a gobiernos, y a universidades, y a movimientos sociales…), y todavía estamos muy lejos de creernos que cualquier otro modelo pudiera reemplazarlo.

Pero si sería interesante ir documentando o compartiendo los pasos que cada uno vamos dando a nivel personal y profesional en el camino hacia la satisfacción del intenso deseo que compartimos por acercarnos al modelo organizativo que propone. Me encantaría saber de aquellas personas, profesionales, que están haciendo sus tímidas incursiones, tal vez dentro de una empresa naranja-máquina, o una verde-familia. Tal vez en su círculo de amistades, ¿por qué no? ¿no es la plenitud uno de los tres pilares? ¿no es el propósito evolutivo el otro?

Mi compañero Bernardo García ha hecho un gran trabajo de investigación detectando y poniéndose en contacto con la inmensa mayoría de empresas con indicios de operar bajo el paradigma teal-evolutivo en España, y en algunos países fuera de España.

Sin duda serán muchas más las organizaciones y personas que operen, o transiten, o deseen transitar el camino hacia este paradigma. Seguro que la mayoría son desconocidas, seguro que muchas ni saben que ahora —gracias a Laloux—, hay un molde que las hace únicas, e identificables. Y que a algunos nos gustaría conocerlas.

Me encantaría conocer a estas personas y organizaciones que coquetean con las prácticas teal-evolutivas, o que ya tienen en mente empezar a ponerlas en marcha, aunque todavía no sepan cómo. Me encantaría poder conocerlas, intercambiar ideas, conocer su hoja de ruta, o sus primeros pasos, o sus grandes avances si es que los tuvieran.

Puede servir de gran ayuda para quien como yo no sepa muy bien por donde empezar. Pero no es fácil detectarlas. El modelo no admite fingimientos, no permite incoherencias, no es benevolente con el marketing y la apariencia.

Estas referencias podrían animarnos a recorrer el camino a los convencido de que este modelo abre un resquicio de esperanza para que el mundo (de los mercados, de las empresas, de la sociedad…) recobre la cordura. 

Para mí no hacerlo sería desperdiciar los recursos y el conocimiento y la gran oportunidad que la vida  nos ha proporcionado dándonos acceso a esta nueva visión, que un número cada vez más grande de personas comparten, y que —en mi caso— es el único elemento que hoy por hoy conozco capaz de dejar un mundo para mis hijas mejor que el que me he encontrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑