Propósitos 2018, una vuelta de tuerca 

Casi instintivamente estaba redactando (mentalmente) lo que parecía ser una carta de protesta y queja en toda regla. Mal comienzo para un manifiesto de propósitos anuales.

Mi mente boicoteadora: “que si este año no iré con prisas, que si este año prestaré más atención a los de mi alrededor, que si este año dejaré más tiempo para mí mismo”.

¿Y qué narices sé yo lo que va a pasar y pasarme este año? ¿Qué se yo como actuaré? Jamás tuve razón, nunca pude predecirlo. Ni de lejos había soñado tener dos hijas, conocer a algunas personas clave, hacer este MBA (menudo regalo y menuda sorpresa). Como tampoco había previsto esta desorientación mental, estos planes que se desmoronan, o este nivel físico por debajo de lo deseable.

En fin… la vida como siempre sorprendiendo.

Por eso lanzo mi propósito para 2018, el mismo que hace un par de años:

subir el nivel en 2018

Subir el nivel significa ceder más el control a la vida y dejar de intentar controlar yo a la vida.

Subir el nivel es aprender a dejar pasar las cosas, quererlas como son, bendecirlas… todas son bienvenidas por mucho que algunas duelan.

Subir el nivel es aprender a mantenerme en mi lugar, ser alguien en quien los que sufren a mi alrededor vean un estado de serenidad y calma. ¿O me toca seguir aprendiendo de mis estados de ira y enfado? Creo que no, y pido que así sea.

Subir el nivel significa dar más las gracias, la vida me está trayendo regalos más allá de todos mis deseos. Incluso diría que subiré el nivel tomando más conciencia de la abundancia de este mundo. Si mi mundo había sido alguna vez pequeño, hoy es inabarcable, si mi mundo había sido alguna vez escaso hoy me sobra todo, con infinidad de cosas físicas que algún día me gustaría devolver a la basura. Si mi mundo había sido algún día monótono, hoy lo contemplo lleno de sorpresas. Cuando tú cambias todo cambia (y no es una forma de hablar).

Subir el nivel y seguir cambiando mis esquemas mentales, en la empresa, en la familia, en la sociedad.

Y si se me permite un deseo y destacar un propósito, deseo que vengan a mi vida las herramientas, o los conocimientos o las ayudas que necesito para criar y educar a mis hijas con sabiduría. Este 2017 me he sentido atrapado en esquemas mentales limitantes, y no me gustaría dejarles un legado de mediocridad y limitación. Este será mi deseo y mi propósito más importante.

Haremos balance en diciembre.

🏍
Buenos momentos del 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s