En la Era de la Abundancia

Tengo todo lo necesario para cumplir con mi misión en la vida. No me vengas con gilipolleces, si solo hemos venido a nacer, reproducirnos y morir ¿para qué todo esto? No me entra en la cabeza que la naturaleza haga todo este derroche de luz, orden y materia solo para que la materia se reproduzca, crezca y desaparezca.

Aún no se cuál es mi misión en la vida, pero lo que tengo claro es que no vine aquí para nada, no me creo que todo esto sea para nada, no me creo que esta abundancia no tengan un significado y un propósito.

Me miro y miro a mi alrededor, y lo siento: el aire para respirar y seguir vivo; el alimento para actuar con energía; cinco sentidos que me permiten comunicarme con las cosas, con las personas o con otros seres; acceso a vehículos que me desplazan cuando necesito estar con alguien, o ver algo, o sentir algo; un cerebro maravilloso del cual no uso ni el 10% de sus capacidades; tengo seres a mi lado que me apoyan cuando emprendo algo, que me cuidan cuando enfermo, que me ayudan cuando necesito ayuda; papel y lápiz con los que atrapar mis pensamiento; incluso un móvil inteligente que hace muchas cosas por mí para que yo puede buscar el propósito de todo esto. Agua potable para beber y asearme, un tejado y paredes que me resguardan de la lluvia y del frío, decenas de libros (más de los que soy capaz de leer), decenas de pares de zapatos (que no acabo de romper), una cama mullida, dos hijas que (por el momento) me adoran…

Siempre que quiero puedo tocar la hierba en el campo, acariciar cualquier animal, comer un fruto del árbol. Y en los supermercados y tiendas hay de todo, y dinero para comprarlo. Los coches que tenemos aparcados debajo de nuestras casas están parados el 90% de su vida útil (dato real). Yo me pregunto, ¿no será que tenemos tantas cosas que nos tienen distraídos y no nos dejan tiempo para averiguar el verdadero propósito de nuestra estancia en este mundo?

¿No será que somos tan abundantes que escaseamos en lo más importante? ¿No será que tenemos tantas cosas que nos hacen sentir escasos?

Aún no te puedo decir por qué ni para qué estoy vivo, ni para qué vine, ni cuando, ni hacia dónde voy, pero lo que sí sé es que tengo de todo para llegar donde el destino me tenga asignado. Por eso ahora debo concentrarme en lo importante, porque todo lo demás (eso por lo que los hombres luchan durante toda su vida), no necesita de mí, llega solo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑