No queremos seguir anclados en la mediocridad

Cuando una persona está al cargo de otras personas es complicado entender que su ego esté por encima de los intereses de la sociedad. Ya sea en un ámbito pequeño y controlado como el de una empresa, o en uno grande como el de un país.

Es difícil entender que el líder de todo un país como es Venezuela, el país rico más pobre del mundo, no se retire tras una gestión penosa a todos los niveles, contando como cuenta con los recursos para ser uno de los países más ricos del mundo:

¿Quién diría que debajo de esta superficie maltrecha donde la gente espera horas para comprar harina, donde se roba la comida de los niños de una escuela primaria, hay un verdadero océano de petróleo? Las mayores reservas del planeta Tierra: 296.500 millones de barriles. Y las cuartas de gas. Minas de oro suficientes para que incluso las Fuerzas Armadas exploten una parte. Y diamantes y coltán.

Fuente: http://elpaissemanal.elpais.com/documentos/extravio-llamado-venezuela/

El tiempo de las grandes personalidades: firmes, resistentes, duras, tal vez (justificadamente) crueles, convincentes…. ¡Gracias a dios está pasando! ¿O no? No me cabe en la cabeza que las masas sigan gritándoles vítores, alabanzas, que los perpetúen en las urnas. Los Nicolás Maduro de Venezuela, los ‎Donald Trump de EEUU, el Xi Jinping de China… aspirantes a protagonistas de la historia que mediante una personalidad fuerte y una trayectoria ascendente se han puesto la meta personal más alta de todas (gobernar), a costa incluso de que todo un país pague las consecuencias de un mero capricho (que ellos llaman destino).

Pensaba que había llegado la hora de que estos gobernantes que se autoproclaman líderes, que se amparan para escalar en un sistema decrépito tendente a perpetuar a los que están en lo alto de la jerarquía, y la ceguera de los millones de ciudadanos que no se dan cuenta de la mediocridad de esos pseudo-líderes que nos gritan desde las tribunas más influyentes.

Entiendo que para una personalidad fuerte con un ego desarrollado tiene que ser duro (imposible) dejar el poder: que viene a ser lo mismo que reconocer que no han hecho bien las cosas, y desde el punto de vista de su ego hiperalimentado, enardecido, inmenso… reconocer que se ha fracasado.

Siendo éste el mayor de sus errores: no saber cuando apartarse a un lado y dejar que otros conduzcan una situación que no puede ir a peor, parece que fuera la mayor de las dificultades a las que un líder de los de la vieja escuela se deba enfrentar.

Ya no esperamos que un líder sea líder ni por su naturaleza resistente ni por su personalidad firme a la viaje usanza. Buscamos líderes capaces de aprovechar en las mejores condiciones las oportunidades que un país u organización debe afrontar. Capaz de empoderar a los que llegan por abajo, y potenciar sus capacidades, y alimentar su optimismo, y mantener intacta su confianza en el proyecto. Y curiosamente este estilo de liderazgo requiere grandísimas dosis de humildad (sostenida en una autoestima firme), generosidad (velando por el bien común frente al personal), honradez (sabiendo reconocer y potenciar las cualidades de quien es mejor que nosotros en algo).

Ya es hora de que se aparten, da vergüenza ajena verlos ejercer torpemente en el poder conduciendo a las naciones hacia la miseria moral, social y económica, y en realidad, las ovejas seguimos mirando hacia las tribunas (a través de las pantallas) y haciendo como que no pasa nada, aplaudiendo, riendo sus chistes, votando en sus urnas…. siempre se ha dicho que las personas con complejo de inferioridad tendrán unos líderes hechos a su medida.

¿Liderazgo impuesto? Cuzco, Perú, 2007. Foto: Jonatan Belarde
¿Liderazgo impuesto? Cuzco, Perú, 2007. Foto: Jonatan Belarde
¿Cual será el tipo de liderazgo que necesiten y reclamen las generaciones venideras? Comunidad de Kusú, Amazonas, Perú, 2011. Foto: David Fernández
¿Cual será el tipo de liderazgo que necesiten y reclamen las generaciones venideras? Comunidad de Kusú, Amazonas, Perú, 2011. Foto: David Fernández
¿Ejercerán los jóvenes un nuevo estilo de liderazgo? En la imagen Ander Rivero, Medellín 2014, Colombia. Foto: Jonatan Belarde.
¿Ejercerán los jóvenes un nuevo estilo de liderazgo? En la imagen Ander Rivero, Medellín 2014, Colombia. Foto: Jonatan Belarde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s